domingo, 14 de mayo de 2017

Poema del día: "Stella", de Victor Hugo (Francia, 1802-1885)

Por la noche me había dormido junto al mar.
Un hálito de viento me sacó de mi sueño,
vi al abrir los ojos la estrella matutina.
Resplandecía lejos, en el fondo del cielo
con su suave blancura, infinita y hermosa.
Se alejaba Aquilón llevando la tormenta.
La nube era plumón bajo el fulgor del astro.
Era una claridad que pensaba, vivía;
amansaba el escollo donde choca la ola;
como mostrando el alma a través de una perla.
Era de noche aún, en vano estaba oscuro,
se iluminaba el cielo con sonrisa divina.
Plateaba la luz el mástil que se inclina;
el navío era negro, mas la vela era blanca;
las gaviotas posadas sobre la escarpadura,
atentas, contemplaban la estrella gravemente
cual pájaro celeste formado en un destello;
el océano iba, como el pueblo, hacia ella,
con un suave rugido la miraba brillar,
y temía quizá que se fuera a espantar.
Un inefable amor llenaba el horizonte.
Bajo mis pies la hierba verde se estremecía,
en los nidos se hablaban las aves; una flor
me dijo al despertarse: Es mi hermana la estrella.
Y al levantar la sombra los pliegues de su velo,
escuché que una voz viniendo de la estrella
decía: —Soy el astro que primero aparece.
Soy aquella que crece en la tumba y que sale.
Brillé en el Sinaí, brillé en el Taygetos,
soy el guijarro de oro y fuego que Dios lanza,
como con una honda en el negror de la noche.
Soy lo que cuando un mundo se destruyó renace.
¡Oh naciones!, yo soy la poesía ardiente.
Brillé sobre Moisés y brillé sobre Dante.
El león Océano se enamoró de mí.
Ya llego. ¡Levantaos, virtud, coraje, fe!
¡A la torre subid, espíritus que velan!
¡Párpados, entreabríos; encendeos, pupilas!
Tierra, reanima el surco; vida, despierta al ruido;
arriba, los que duermen; —¡pues aquel que me sigue,
pues aquel que me envía por delante, se llama
el ángel Libertad, es el gigante Luz!

                                                           Jersey, julio de 1853

Victor Hugo, incluido en Antología de la poesía romántica francesa (Ediciones Cátedra, Madrid, 2000, ed. de Rosa de Diego, trad. de Pilar Andrade).

Otros poemas de Victor Hugo
A Alberto DureroEscrito en el cristal de una ventana flamenca

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: